Sin categoría

¡ME ENCANTA SER HEMBRA!

¡Hola, sí, otra vez!

¿Qué es lo más chulo de ser mujer? He estado pensando en un millón de cosas, pero se me ha hecho difícil escoger solo una.

Ser mujer, sin duda alguna, es inspirar.

Soy hembra, y vengo de una familia LLENA de hembras. ¿Y qué con eso, Yami? Pues, que me considero DEMASIADO HEMBRA, más que las chicas normales, y me siento orgullosa al respecto.

El objetivo de este post es ayudarme a mi misma a encontrar la respuesta a esa pregunta del inicio. Ser mujer es demasiado chulo. Somos ese punto exacto entre lo suave y lo duro, lo racional e irracional, los sueños y la realidad. Somos más de la mitad de la población mundial, y por supuesto la otra mitad no puede vivir sin nosotras. Representamos tantas cosas a la vez, jugamos tantos roles a la vez, SOMOS tantas cosas a la vez, que es casi imposible sintetizar en una sola oración QUE TAN INCREIBLE es ser NIÑA. Porque al final de la jornada eso es lo que somos.

Si hay algo que me encanta de esto es que -quién me conoce sabe- soy completamente princesa, en todo el sentido de la palabra (and please don’t get that wrong!); Pero a la hora de la hora, si tengo que ser GUERRERA, me pinto dos rayas en la cara y me pongo mi bomber  militar, y… ¡Vamo’ al mambo! Esa diversificación, ese poder de SER LO QUE ME DA LA GANA de ser, ¿hay algo más chulo que eso? I don’t think so.

Si pudiera pedir un deseo y que se cumpliese hoy, sería que dejemos de sabotearnos a nosotras mismas. Uno de los mandamientos de Fashion Slices como proyecto es creer en la frase “We grow by lifting others”  (¡y esto aplica también para los chicos!). No sigamos cultivando esa envidia entre nosotras, y aprendamos a aceptar que no somos iguales, que tenemos gustos y preferencias diferentes, que cada una lucha con sus propios demonios cuando se despierta, y que NO hay NADA de malo en ello. ¿Si?

Para terminar, gracias mami Maribel, Tía Maité, Tía Julissa y Abuela Flérida, por constituir el perfecto ejemplo de lo que significar ser mujer hoy en día, por inculcar valores en mí que NO permiten que NADIE me haga daño, por ser guerreras incansables y defender la vida de mis primos y yo como las grandes jefas de manada que les ha tocado ser. Gracias por hacer de mi el modelo a seguir de mis primas, María Isabel, Nadja y Miki, y la persona que enseñe a Pablo Eduardo a amarnos y a valorarnos. Y por supuesto, gracias a los hombres de mi familia por aceptar el reto de ser compañeros de vida de las Hernández.

mujerespost

Sin más ni más, feliz día mis chicas. Hoy y siempre.

xo,

Yami.

 

 

 

Leave a Reply

%d bloggers like this: