Self Love

¡Ríete de ti ‘con la muela de atrá’!

Hola de nuevo, my dolls.

Por si son nuevitas visitando el blog, les comento que hace unas semanas les escribí un post sobre “What’s wrong with being confident?“, donde contaba un poco sobre unos temas que causaron ciertas preguntas en mí, y así. A raíz de eso, me propuse escribirles una serie de artículos que nos ayuden a reforzar esa partecita de ‘selflove’, y que nos ayuden a proyectar mucho mejor nuestra personalidad, y por ende nuestro estilo.

La lección, tip, consejo -o como prefieran llamarle- de hoy es súper sencillo: ¡Ríete de ti!

3 cosas importantes pasan cuando te ries de ti:

  1. Le restas poder a que los demás se rían de ti (¡y se empezarán a reír contigo! ;))

Es decir, cuando nos reímos de nosotras mismas en cualquier tipo de situación, automáticamente deja de ser una debilidad, y  se convierte en virtud. ¿Qué tal? Una persona con la capacidad de reirse de sí misma, tiene un mejor manejo de su inteligencia emocional, por lo que es más sensata y clara a la hora de tomar una decisión. Además, reír -en cualquier circunstancia- aligera cualquier carga; no es que nos tomemos a chiste nuestros momentos difíciles ó situaciones que ameriten de cierta seriedad, sino que aprendamos a ver dichos momentos “del lado del amor” (#cosasmías), y no del lado de la tragedia. ¡Eso funciona sí que sí! 🙂

2. Irradias cositas positivas.

Una vez hayas aprendido a reirte de ti, tu energía cambia por completo; ya no irradias miedo ni negatividad, sino alegría, positivismo y buenas vibras, y todos querrán estar cerca de ti por ello. Tan solo el hecho de reirnos de nosotras mismas nos ayuda a que las demás absorban esta actitud, y sin darnos cuenta, ya estamos inspirando a que “nos sigan la corriente”, y aportando un poquito de algo muy muchísimo demasiado bueno en la vida de los demás.

3. Aumenta la seguridad en ti. 

¿Hola? ¿Más claro de ahí? Es que inmediatamente le restas poder a los demás e irradias cosas chulas, aumenta la seguridad en ti, y tu amor propio. Sabes que eres lo suficientemente inteligente como para convertir tus debilidades en virtudes, y que eso se haga sentir. Reconoces que haz fallado, sin embargo no te castigas por ello. Te valoras más, a ti y a las lecciones aprendidas por los errores cometidos. Te aceptas, porque ya no te escondes detrás de dicho error ó de eso que te salió mal en ese momento. Te empiezas a querer tanto tanto tanto, que eso de la risa se te va dando natural, y cada vez más, y más, y más…

No podemos ir por la vida vistiéndonos por fuera, sin antes vestirnos por dentro. Un look se vuelve nada si no nos amamos lo suficiente como para “rockearlo” como se debe.

Si confían en mí, y ponen cada palabra de este post en práctica, notarán la diferencia, NO en una semana, quizás tampoco en un mes; esto es como ir al gym, hay que ejercitarlo y trabajarlo día trás día, claro, también poniéndonos a dieta de sentimientos y emociones negativas, para tener los resultados que esperamos.

No hay nada mejor que poder hablarles, compartiéndo mi  propia experiencia. Así que saben… ¡A reírnos de nosotras!

¿Qué tal les pareció el post de hoy? ¿Alguna vez se han visto en la necesidad de poder ‘aligerar’ las cosas, y no saber como? Comment below! Me encantan sus feedbacks.

Mucho amor & estilo siempre.

IMG_1971Ciaaaaaao,

Yami.

Leave a Reply

%d bloggers like this: